BBVA acelera el recorte de plantilla mientras paga un bonus de 200 millones a la cúpula

BBVA acelera el recorte de plantilla mientras paga un bonus de 200 millones a la cúpula

BBVA acelera el recorte de plantilla mientras paga un bonus de 200 millones a la cúpula

Sin prisa, pero sin pausa, BBVA continua adaptando sus recursos para transformarse en un banco más digital que callejero. Por ello, la entidad que dirige Francisco González ha acelerado en la primera parte del año la reducción de plantilla y el cierre de oficinas, objetivos que han servido para que su cúpula directiva se asegure un bonus adicional de 200 millones de euros. En los últimos doce meses, la institución se ha desprendido de 2.366 empleados en España y ha clausurado 673 sucursales, más de las anunciadas oficialmente cuando adquirió Catalunya Banc.

Según documentos remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), las sociedades españolas de BBVA prejubilaron a 489 trabajadores entre enero y junio, casi el doble respecto a los 259 que aceptaron dejar el banco en el primer semestre de 2016 antes de cumplir la edad legal de retiro. Una medida que forma parte de lo que el grupo financiero califica como “implantación de continuos planes de eficiencia” y que en mayo supuso el cierre de 59 oficinas adicionales a las 129 que bajaron la persiana en febrero.

BBVA explica que “la actividad bancaria en España es un área en la que se quiere seguir mejorando la eficiencia”, lo que da a entender que el director general de recursos humanos tendrá trabajo extra en la segunda parte del año. Una estrategia que tiene como fin reducir los gastos de explotación, que en el primer semestre del año disminuyeron un 4,4%, en gran parte gracias a las sinergias derivadas de la integración de Catalunya Banc. El resultado ha sido una mejora del ratio de eficiencia -lo que el banco gasta por cada 100 euros que ingresa- desde el 55,8% hasta el 53,4%.

El bonus se ha pagado tras conseguir determinados objetivos financieros, pero pese a registrar la tercera caída anual consecutiva de la cotización

BBVA tenía a 30 de junio un total de 3.115 sucursales en España, frente a las 3.303 con las que contaba a 31 de diciembre de 2016 y las 3.788 con las que disponía hace justo un año. En los últimos doce meses ha cerrado 673 oficinas, 273 más de las que en un principio estaban afectadas en el plan de reestructuración de la antigua Catatlunya Caixa. Un ajuste que también llevaba acompañado la salida de 1.700 empleados, número de bajas que se ha ampliado hasta las 2.366 entre junio de 2016 y junio de 2017.

España es el mercado en el que Carlos Torres, consejero delegado de BBVA, ha puesto el foco para reducir costes. De hecho, de los 4.400 trabajadores que han dejado el grupo en los últimos doce meses, el 53,7% procedían de las distintas filiales nacionales. Todas estas medidas para reducir lo que coloquialmente se denomina “grasa” en el sector bancario le han costado 177 millones de euros a BBVA, cantidad que ha sido cargada contra dotaciones a provisiones, partida que creció un 4% en los seis primeros meses del ejercicio.

Gran premio pese a la caída de la acción

Al mismo tiempo, Francisco González ha premiado a su cúpula directiva con un premio de 6,48 millones de títulos de BBVA, que les fueron entregadas a un precio de 6,43 euros. Es decir, 41,66 millones. Gracias la subida de la cotización en lo que va de año, ese paquete tiene ahora un valor de 50,22 millones de euros. Se trata del primer pago de la parte en acciones de la retribución variable anual correspondiente a 2016, por lo que el próximo año recibirán al menos otro premio similar, ya que el sistema de remuneración vigente hasta el pasado ejercicio obligaba a diferir en tres años la totalidad del bonus de cada año. En consecuencia, los beneficiarios recibirán en total cerca de 100 millones en papeles -acciones- más 83 millones de euros en metálico, por lo bien que lo hicieron en 2016. En total, algo 183 millones a repartir entre un colectivo de 500 directivos. Una cifra a la que hay que añadir los remanentes pendientes de los bonus de 2013 y 2014, por lo que el importe total superará los 200 millones.

BBVA registró un beneficio atribuido de 3.475 millones de euros en 2016, un 31,5% más que en el ejercicio anterior y la cifra más alta desde 2010, debido a la ausencia de las pérdidas extraordinarias que se apuntó en 2015 por las minusvalías registradas en su filial turca Garanti (1.109 millones) y los 404 millones provisionados por la sentencia de las cláusulas suelo de las hipotecas.

Pese a estos buenos resultados, que están teniendo continuidad en 2017, la cotización de BBVA encadenó el pasado ejercico el tercer año consecutivo de caídas, tras dejarse cerca de 5%.Un mal comportamiento que se ha visto modulado por la revalorización del 20% que acumula desde el pasado 1 de enero. Aún así, el valor bursátil del grupo es un 60% inferior al que alcanzó en febrero de 2007, cuando tocó máximos históricos, y un 50% menos que cuando Francisco González accedió a la presidencia en el año 2000.

Veure noticia sencera aquí

Leave a Reply



*

Close